Historia de las escorts

Seguro que has escuchado hablar de la palabra ‘escort‘ alguna vez. Hace referencia a las chicas de compañía de alto standing. De hecho, muchos se refieren a ellas como prostitutas de lujo. Debes saber que no todas las escorts incluyen sus servicios de relación sexual. Muchas de ellas, simplemente, acompañan al hombre en cuestión a […]

Seguro que has escuchado hablar de la palabra ‘escort‘ alguna vez. Hace referencia a las chicas de compañía de alto standing. De hecho, muchos se refieren a ellas como prostitutas de lujo. Debes saber que no todas las escorts incluyen sus servicios de relación sexual. Muchas de ellas, simplemente, acompañan al hombre en cuestión a actos o le hacen compañía. La palabra ‘escort‘ proviene de la palabra italiana ‘scorta’, que significa ‘acompañamiento’ y también proviene de la palabra del latín ‘scorgere’ que significa ‘guía’. A nosotros, nos llega al castellano a través de la lengua inglesa ya que, se llama exactamente igual. Por cierto, de estas palabras también aparece la palabra ‘escolta’ como persona que acompaña a alguien para protegerle.

El trabajo de las escorts viene desde muy lejos. Ya se creía que en la antigua Grecia existía el mundo de la prostitución y, el hecho de ‘disponer’ de mujeres para compañía o con la finalidad de tener una visión bonita, es probablemente más antiguo de lo que creemos. Eso sí, la figura tal y como la conocemos ahora viene de las últimas décadas cuando, los hombres, tenían que aparentar algo que no era frente a los compañeros de trabajo.

Las escorts suelen ser mujeres jóvenes, bastante atractivas y que tienen un gran nivel cultural. Por eso, te decíamos que han sido ‘utilizadas’ en muchas ocasiones para acompañar en cenas de negocios o veladas a hombres de grandes compañías. Y, por eso te decíamos también, que no tiene por qué estar implícito el acto sexual en el contrato de acompañamiento. Eso sí, como te podrás imaginar, también las hay que, por una suma considerable de dinero, incluyen sus servicios sexuales como extra. Por ese motivo, en los últimos años, se ha ido convirtiendo en un término de prostitución de lujo y la palabra escort ha ido dejándose de lado. Es más, en muchas ocasiones lo que las diferencia de la prostitución que todos conocemos, es el alto nivel de su tarifa y su perfil.

También debes saber que en los últimos años se ha popularizado la existencia de hombres escorts. Aquellos chicos que acompañan a importantes directivas a sus eventos importantes o que hacen compañía a mujeres que tal vez puedan sentirse solas. Su método de trabajo es exactamente igual que el de las mujeres. Sus tarifas son bastante altas y su nivel cultural también lo es. A cambio de una suma extra de dinero pueden acceder a mantener relaciones sexuales con ellas.

Lo que queda claro es que todo el tema relacionado con la prostitución y la historia de las escorts, viene de muy lejos. Desde siempre se ha seguido esa obsesión por intentar conseguir compañía o por agradar al resto. Así que, no es de extrañar que cada vez este tipo de trabajos vayan a más. Habrá que ver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *